Skip navigation.
Home
Asociación de Software Libre de León

Si no tenemos cuidado el Senado puede equivocarse

Por Fernando Acero Martín

El pasado 19 de abril, a petición del Grupo Parlamentario Popular en el Senado, compareció ante la Comisión de la Sociedad de la Información y del Conocimiento la Consejera Delegada de Microsoft Ibérica SRL, Dª Rosa María García García. Comparecencia que analizaremos a continuación.

Dª Rosa comenzó con una serie de ideas fuerza socioeconómicas con afirmaciones tales como «España tendría que moverse a una nueva economía que no era tanto una economía industrial sino a una economía en la que iba a primar el valor añadido» o «España necesita moverse hacia esta sociedad del conocimiento.» Después, marcó como objetivos a batir: la accesibilidad, la productividad, interoperabilidad o la competitividad, algo en lo que estamos todos de acuerdo. Si bien es cierto que Dª Rosa no dijo nunca que el software propietario era la vía para lograr estos interesantes y necesarios objetivos socioeconómicos, olvidó decir que el modelo de negocio del software propietario, del que su empresa es uno de los máximos exponentes, dificulta o incluso impide el logro de los mismos, de hecho, su empresa ha sido acusada y condenada por prácticas monopolísticas en varios países.

Hay muchos informes, trabajos y estudios, elaborados por prestigiosas empresas e instituciones, que demuestran que el Software Propietario tiene más problemas que ventajas en el campo económico y social y que señalan que el Software Libre es la solución a muchos de los problemas actuales. Estos informes, estudios y trabajos han provocado que instituciones como la Comisión Europea o incluso la ONU, recomienden encarecidamente el uso de Software Libre como la mejor forma de lograr la convergencia, la accesibilidad, la productividad, la interoperabilidad, la seguridad o la competitividad en la Sociedad del Conocimiento. En el documento titulado «Criterios de seguridad, normalización y conservación de las aplicaciones utilizadas para el ejercicio de potestades», elaborado por el Consejo Superior de Informática y aprobado en el BOE, se dice textualmente: «CRITERIOS: 6.1 Se deben adoptar programas y aplicaciones de fuente abierta en aquellos ámbitos donde pueda haber soluciones de este tipo que satisfagan las necesidades y requisitos de la aplicación o información a conservar».

La realidad y la estadística también marchan en contra de Dª Rosa, cuando con un 98% de los ordenadores funcionando con Windows en las empresas, se pierden más de 52 horas de trabajo anuales por los problemas derivados los numerosos fallos de seguridad o de programación. Pero veamos más detenidamente el problema de la interoperabilidad, problema que afecta negativamente al intercambio de datos entre administraciones y a la relación de los ciudadanos y empresas con la Administración. Curiosamente, este problema real y cotidiano se produce en un panorama en el que el 90% de los ordenadores personales de la Administración funciona con sistemas operativos de Microsoft y al igual que el 97% los ordenadores de los usuarios y empresas. Es evidente que el software propietario, con su modelo de negocio cerrado y basado en especificaciones secretas, lejos de ser la solución, es la fuente de los problemas de interoperabilidad, algo que provoca ineficiencia en la Administración y grandes pérdidas económicas. No en vano, en el Plan de Acción de eEurope 2005: «Una Sociedad de la Información para todos», aprobado en el Consejo Europeo de Sevilla, indica que «el uso de programas de fuentes abiertas se configura clave para la interoperabilidad y la normalización». Es evidente que algo no cuadra, si la mayoría del software es propietario en la Administración, hogares y empresas, entoces ¿qué tipo de software es el que crea problemas de seguridad, compatibilidad e interoperabilidad?.

Dª Rosa pide a la Administración neutralidad tecnológica, algo curioso cuando como hemos visto en el informe Reina de 2004 el 90% los ordenadores de la Administración funcionan con sistemas operativos de Microsoft, hay importantes servicios al ciudadano que solamente son accesibles usando software propietario y todavía no se sabe si algo tan importante para la Sociedad del Conocimiento como DNI digital y su hardware asociado, funcionará sistemas operativos distintos del de Microsoft.

Dª Rosa también considera deseable que «los costes no solamente de adquisición sino de mantenimiento, de formación y de desarrollo de las aplicaciones sean los más baratos posible». Algo que también nos llama la atención ya que hay numerosos informes y experiencias reales incluso en la Administración, que indican que el coste total de propiedad es mucho menor con el Software Libre.

Después, Dª Rosa proyectó un vídeo con una experiencia educativa patrocinada por Microsoft en el pueblo Aragonés de Airiño, algo muy bonito sin duda. Dª Rosa no dijo que estos niños serán clientes cautivos de una tecnología propietaria y que esos ordenadores, como han demostrado la Junta de Extremadura, y de la de Andalucía también pueden cumplir la misma función educativa y a un coste mucho menor, usando Software Libre. Dª Rosa recurrió a la demagogia cuando haciendo referencia a su condición de madre dijo: «Yo llevo este pueblo como una madre en mi corazón», obviando que los costes impiden que estas iniciativas pasen de meras pruebas piloto ¿se puede pagar una implantación a nivel nacional?, es evidente que no. Sin embargo, el Software Libre, por sus especiales características y costes reducidos, permite iniciativas sociales tan interesantes como la realizada en el Colegio «Corazón de María» de Palencia o en los centros de alfabetización tecnológica de la Junta de Extremadura.

Dª Rosa recurrió de nuevo a la demagogia cuando aprovechando el poco conocimiento que se tiene todavía del Software Libre y la gran cantidad de mitos y prejuicios que le rodean. Habló de la dificultad de usar los ordenadores, haciendo entender que el Software Libre es más complicado de usar, algo que no es cierto en absoluto. En España hay miles de contentos usuarios de Software Libre, algunos muy mayores y otros muy niños, que lo usan sin ninguna dificultad y a plena satisfacción, gracias a los grandes avances en la instalación, accesibilidad, configuración y usabilidad que se han producido en los últimos años.

Hemos de darle la razón a Dª Rosa cuando dijo: «Tenemos que trabajar para que esta ecuación, como les decía, no sea más barata sino que también cada día sea más sencilla, más simple y más segura.». Sí Doña Rosa, es cierto que al Software Propietario le queda mucho por andar para que sea barato, simple y seguro, algo que reconoce hasta el Presidente de Microsoft en los apartados de la seguridad y la fiabilidad.

En el turno de réplica, después de las intervenciones de los Senadores, Dª Rosa, hizo referencia a la cesión del código fuente de Windows al CNI, para justificar el hecho de que no existen puertas traseras en su programa. Algo que no es muy real cuando Hugo Scolnik, experto de la Unesco, ha manifestado que el problema está en el código ejecutable, no en el código fuente. Pero no solamente se debe hablar del código de Windows ¿qué pasa con todos los programas propietarios que corren sobre este sistema operativo? ¿se los van a dar también al CNI para nuestra tranquilidad?, empeño absurdo cuando hay otras soluciones más eficientes. Hay mucho escrito sobre los problemas de seguridad de los productos de Microsoft, pero es muy significativo que la OTAN no recomiende su uso y alabe las características de seguridad del Software Libre, recordemos que estamos hablando de los sistemas de la Administración, los mismos que guardan nuestros datos personales y que nos proporcionan servicios, algunos de ellos, esenciales.

No es menos preocupante que infraestructuras críticas para la defensa nacional y la economía, se encuentren sujetas a monopolio tecnológico denunciado y condenado en los tribunales. Factor de riesgo que ha sido avisado por expertos de prestigio, como Bruce Shneier y que con ocasión de virus, troyanos, se ha podido comprobar que es un riesgo más real de lo que parece. Recordemos que una vulnerabilidad en uno de estos sistemas operativos propietarios supone el compromiso automático de miles de ordenadores de la Administración y empresas, vulnerabilidad que se solucionará o no, en los plazos que imponga la empresa.

Finalmente, Dª Rosa habló de los controladores para dispositivos, sembrando la duda sobre el soporte, el desarrollo y la evolución del Software Libre. Afortunadamente para los usuarios del Software Libre hay grandes empresas, incluso nacionales, que dan un excelente y competitivo soporte. La enorme cantidad de desarrolladores en todo el mundo garantizan un rápido y eficiente soporte de todos los dispositivos que salen al mercado, incluso para los diseñados especialmente para no trabajar con Linux. Esto sin contar con el hecho de que cada día hay más fabricantes de hardware que ante el creciente número de usuarios, proporcionan controladores para sistemas libres. Esto contrasta con la realidad del Software Propietario, en el que un cambio de versión de sistema operativo puede provocar que deje de funcionar hardware con unos pocos años de antigüedad, o que una simple actualización de seguridad ?automática? suponga que dejen de funcionar algunas aplicaciones que anteriormente estaban soportadas. Contrariamente a lo que defiende Dª Rosa, es el Software Propietario el que crea incertidumbres, reduce la productividad y aumenta los costes. Es de común conocimiento que con el software propietario, la única solución suele ser la compra de nuevo hardware o la actualización, previo pago, del software que ha dejado de funcionar, algo que no ocurre con el Software Libre.

Visto lo anterior, la comparecencia de Dª Rosa puede llevar a error a la Comisión del Senado. Sin llegar a mentir ante los senadores, intentó sacar partido de tópicos y falsas creencias sobre el Software Libre, que como la mayor dificultad de uso o falta de soporte de sus aplicaciones, ya no son ciertas en absoluto.

A pesar de la sorprendente opinión de la Senadora Coloma Pesquera (PP), que calificó la intervención de Dª Rosa de clara, exhaustiva, nítida, brillante, clara, estructurada y pormenorizada, nosotros no estamos de acuerdo en absoluto. Es curioso que la Senadora Coloma, del mismo grupo que solicitó la comparecencia de Dña. Rosa, llegase a recitar de memoria y para nuestra sorpresa un anuncio de Microsoft.

Desgraciadamente podemos decir que la comparecencia de Doña Rosa no nos ha parecido todo lo ética y bienintencionada como debiera haber sido teniendo en cuenta el foro ante el que comparecía, pero es lo que cabe esperar cuando se trata con empresas, que como es lógico, buscan beneficios en la cuenta de resultados.

Señora Coloma, a su pregunta ¿por qué es mejor el Software Libre?, como usted bien apunta, creo que ha quedado justificado que además de ventajas como la interoperabilidad o la libertad, que considero fundamentales para el desarrollo de la Sociedad del Conocimiento, el Software Libre tiene más calidad, es más seguro y además, es más barato. Es cierto cuando usted dice que «Los que estamos aquí, en este Senado, legislamos para las personas», grave responsabilidad sin duda.

Sin embargo, con el Software Libre usted lo tiene muy sencillo Senadora, simplemente tiene que seguir las recomendaciones de la Comisión Europea y aplicar la legislación vigente, que es claramente proactiva al uso del Software Libre. No se complique usted la vida con cantos de sirena y consignas comerciales, cualquier usuario o administrador de sistemas es consciente de los problemas que plantea el Software Propietario y de las presiones que se producen para forzar la actualización del hardware y el software cada cierto tiempo. Los costes recursivos, los problemas de seguridad e interoperabilidad, son moneda común y un problema muy grave para todos los responsables informáticos de la Administración, algo que se solventaría con el uso del Software Libre ¿a qué esperamos entonces?. De hecho el Tribunal de Cuentas no está muy conforme con que se dilapide el dinero de los contribuyentes mediante la adquisición de software propietario, cuando hay alternativas perféctamente funcionales más económicas y seguras.

«Copyleft 2005 Fernando Acero Martín. Verbatim copying, translation and distribution of this entire article is permitted in any digital medium, provided this notice is preserved».